En el pueblo blanco de Jimena de la Frontera ( Cádiz), se encuentra uno de los abrigos de arte rupestre más importantes del mundo entero en cuanto a escenas navales se refiere. Situado sobre el valle de la Garganta de Gamero, en la finca de Jateadero, nuestros antepasados del Neolítico dejaron aquí su huella en estas altas cumbres de alcornoques.

Abrigo de la Laja Alta

Los últimos estudios elaborados por el equipo de científicos de la Universidad de Granada, dirigidos por los doctores Eduardo García Alfonso y Antonio Morgado Rodríguez, datan a este importante abrigo de arte rupestre con una antigüedad no menor de unos 6000 años. La fecha obtenida en 2016 por este equipo de científicos, sitúan al hombre del Neolítico en el 4200 a.C como los verdaderos protagonistas de las escenas navales rupestres tan diversas y variopintas. El famoso escritor y experto en atlantología histórico-científica, Georgeos Díaz-Montexano, se ha aventurado a afirmar cierta relación de estos barcos del pasado con la ciudad perdida de la Atlántida…

Embarcaciones con velas y remos entrando a puerto

Además de las embarcaciones, en el abrigo están representados varios motivos de Arte Esquemático como son antropomorfos, zoomorfos, ídolos oculados, soliformes…

Antropomorfo en forma de ancla, équido y soliforme
Grandes antropomorfos sobre pedestal

Hoy en día este importantísimo abrigo se encuentra afectado por la erosión y filtraciones en algunas zonas de las paredes de arenisca, por lo que las pinturas cada vez se ven más borrosas con el peligro que ello conlleva…esperemos que las administraciones tomen cartas pronto en el asunto e intenten salvar este auténtico santuario de Arte Rupestre de la Humanidad…