El río Hozgarganta, más conocido bajo el pseudónimo del último río virgen de Andalucía, es uno de los parajes naturales más hermosos de nuestra tierra, enclavado en el mismísimo corazón del PN Los Alcornocales, conocido también como la última selva mediterránea de Europa

El majestuoso Hozgarganta a su paso por Jimena de la Frontera

Este singular río del sur de Andalucía, nace en la confluencia de las gargantas de la Sauceda, arroyo de la Pasada Llana ( Cortes de la Frontera) y del arroyo de aguas sulfurosas de la Pasada Blanca ( Jerez de la Frontera), a unos 160 metros de altitud.

Arroyo de la Pasada Blanca ( Jerez de la Frontera)
Gargantas de la Sauceda (salto de agua del Pasada Llana -Cortes de la Frontera)

El río Hozgarganta tiene un recorrido total de 35 kilómetros, desde que nace hasta que desemboca en el río Guadiaro, a la altura de la pequeña población malagueña del Secadero ( Casares). El Hozgarganta junto al río Genal, son los principales afluentes del río Guadiaro, el cual es uno de los principales ríos de la Cuenca hidrográfica del Sur

Las adelfas silvestres ( Nerium oleander), embellecen aún más si cabe este singular río
El popular y emblemático Charco de la Peña Gorda, lugar preferido para refrescarse en verano por los habitantes de Jimena de la Frontera

El pseudónimo del último río virgen de Andalucía, le viene atribuido porque actualmente es el único cauce fluvial andaluz que no cuenta con regulación en toda su cuenca;esta característica, unida a su situación y riqueza ecológica, lo hacen atractivo y singular, lugar de descanso de numerosas especies, como la escurridiza nutria ( Lutra lutra)

Piedras en equilibrio ( Filosofía Zen), lugar de meditación y relajación en el Hozgarganta
Playa virgen de arena fina y dorada del Charco Negro ( Jimena de la Frontera)

Uno de los lugares con más historia de este río, es a su paso por el Cao. Este era un canal amurallado paralelo al río de unos 600 m. de largo y 4 m. de ancho, llegando a alcanzar los 5 m. de profundidad. Fue una obra de canalización del río Hozgarganta con destino a la fundición ( bombas de hierro principalmente), durante la segunda mitad del siglo XVIII, construyéndose así la Real Fábrica de Artillería de Carlos III, coincidiendo con el gran Asedio de Gibraltar ( 1779-1783).

El Cao a su paso por la Piedra del Rayo
Desde el interior del Cao, solo se puede visitar en época estival

En cuanto a fauna se refiere, destacamos el paso de aves planeadoras por este río virgen como cigüeñas, milanos, buitres leonados, alimoches, águilas calzadas y culebreras, halcón abejero, garza real. Además, otras aves de menor envergadura han elegido este río para cazar y descansar, como son los coloridos abejarucos, martín pescador, la pipita o lavandera blanca…Los peces a destacar son los barbos y las anguilas. Especies autóctonas de insectos como el caballito del diablo (Zygoptera), especie de libélula muy llamativa de colores rojo y azul turquesa, invaden las mansas aguas del Hozgarganta. También otra especia autóctona de este río es el galápago leproso ( Mauremys leprosa), los cuales crecen de forma agigantada. Pero si uno de los habitantes del último río virgen de Andalucía merece especial atención, ese es sin duda la escurridiza pero bella nutria (Lutra lutra). Es un mamífero carnívoro de la gran familia Mustelidae, gran nadador, pudiendo alcanzar velocidades de incluso 12 km/h. Se alimentan de pequeños peces, ranas y otros animales acuáticos que atrapan con la boca. Las nutrias son indicadoras de aguas limpias y puras, por lo que han encontrado en nuestro río el lugar idóneo para vivir y procrear.

Nadando plácidamente la simpática nutria
A bucear se dijo…
Y después de varios minutos nadando y buceando, capturó a su presa…

La vegetación de ribera típica del Hozgarganta está compuesta por adelfas, alisos, fresnos, alcornoques, quejigos, acebuches…

A lo largo del Hozgarganta, también se pueden contemplar ruinas de antiguos molinos harineros los cuales aprovechaban la fuerza del agua para moler el trigo. Además podemos encontrar antiguos lagares rupestres, oquedades en la roca arenisca a nivel del suelo en los cuales se pisaban las uvas para hacer mosto o vino, o bien para hacer aceite, se desconoce a ciencia cierta su uso en tiempos remotos.

Esperemos que este idílico río gaditano siga como hasta ahora y los jimenatos podamos presumir del mismo durante muchísimos años más…entre todos podemos procurar que así sea, respetándolo y cuidándolo como si fuese nuestro hogar.

El pueblo de Jimena de la Frontera reflejado en las mansas aguas del Hozgarganta
Crecida del río en invierno
Las turbias aguas cargadas de sedimentos tras el período de intensas lluvias casi cubren la Peña Gorda
Panorámica del pueblo blanco de Jimena en primavera desde el río